¿Es un videojuego o una peli?

¡Hola a todos!

Antes que nada, disculpas por no haber actualizado el blog durante estos días. He estado bastante liada entre el trabajo y el máster, y además tenía en mis manos una gran obra maestra de la que no me podía despegar: The Last of Us. ¿Qué os voy a contar de este juego que está cosechando dieces por doquier? Pues, de entrada, que es lo mejor que he jugado en mi vida. Y que por fin la frontera entre el cine y el videojuego se ha cruzado sin perder jugabilidad o que se resienta el guión, conservando la lógica entre la historia y el gameplay.

Cuando el prólogo de un juego en apenas 15 minutos es capaz de hacer que te emociones (y el mío no es ni mucho menos un caso aislado, creedme), te das cuenta de que estás ante algo especial. Lo que hace que te surjan preguntas como: ¿merecería este guión ser llevado al cine? Y si lo fuera, ¿se convertiría en una bazofia, como prácticamente todas las películas que se basaron en videojuegos? ¿Qué hace que este juego cruce la frontera entre videojuego y cine de forma magistral cuando en los últimos años de la generación las desarrolladoras han puesto especial hincapié en sus guiones?

En efecto, no es la primera vez que se habla de un juego que podría hacerse pasar por una película, pero ninguno de los demás ha conseguido mezclar ambos géneros de forma totalmente satisfactoria. Veamos las categorías de “videojuego cinematográfico” que hay y por qué no han conseguido fundir ambos géneros de entretenimiento de forma satisfactoria:

  • Películas interactivas (Heavy Rain): Son obras donde el guión tiene máxima prioridad, y el gameplay hace la función de cambiar, dentro de los límites establecidos, el curso de la historia. Como Heavy Rain, que es una especie de Elige tu propia aventura llevado a los videojuegos a base de quick time events y la toma de decisiones. Pero no os penséis que el jugador sólo tiene que pulsar el botón cuando toca, no. En varios momentos se toma el control del personaje para caminar o superar obstáculos. Además, las escenas de acción con frecuencia incluyen tanto movimiento como una combinación de botones. Dependiendo de lo que elijas (y de lo bien que lo hagas), tendrás un final u otro. En Heavy Rain, por ejemplo, existen 16 finales diferentes divididos en cuatro grandes categorías generales, de mejor a peor.  Este título no fusiona videojuego con cine de forma adecuada ya que descuida demasiado el gameplay,  aunque la rejugabilidad es muy limitada: podemos tomárnoslo como ver una película por segunda vez, pero la versión del director.

Parodia de los QTE de Heavy Rain.

  • Juegos con historia cinematográfica (Mass Effect, L.A. Noire): Son títulos que le dan más importancia a aspectos como el guión o el doblaje que la gran mayoría de videojuegos y que incluyen escenas cinemáticas, pero sus historias no son lo suficientemente inseparables del gameplay ni especialmente brillantes, aunque sí lógicas (en general) y entretenidas. En el caso de L.A. Noire incluso se utilizaron actores de televisión (casi todos de la serie Mad Men) no sólo para el doblaje sino para la captura de movimiento facial ( o mocap, de “motion capture”) que luego se reprodujo en los gráficos con tan buena calidad, aunque es una lástima que el modelo de los cuerpos no estuviera tan bien hecho como el de las caras… Abajo podéis ver un video de cómo se hizo.  Mass Effect también utilizó actores o modelos tanto para el doblaje como para el modelado (Mark Vanderloo para el comandante Shepard, Yvonne Strahovski, de la serie Dexter, interpreta a Miranda, y Carrie Anne-Moss presta su voz a Aria). Este tipo de títulos tampoco fusionan cine y videojuegos al 100%, pues la parte de gameplay sigue estando muy separada de las cinemáticas: Mass Effect es un shooter RPG y L.A. Noire es un sandbox, con las características típicas de estos juegos.

  • Juegos de acción cinematográfica (Uncharted): En este tipo de juegos se utilizan planos de cine y escenas de acción espectaculares típicas de las películas. Uncharted ha conseguido hacer esto con un estilo propio que incluso ya ha influído a varias películas como Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio (incluso se ha hecho un video comparando esta cinta con la tercera entrega de Uncharted). Además, su guión es muy bueno, pero no tanto por la historia, que como dicta el género de aventuras está llena de clichés y situaciones absurdas por doquier, sino por la construcción de sus personajes. El doblaje, además, ayuda muchísimo a darles vida. Ninguno de los actores que interpretan a los personajes del juego son conocidos, pero realizan uno de los mejores doblajes de la industria. De hecho, el actor Nolan North, que hace de Nathan Drake, es una constante en el doblaje de videojuegos, interpretando a varios personajes muy variados y con diferentes registros. El problema con este tipo de títulos es que la historia está supeditada a la acción, y se construye el guión en base a las espectaculares escenas que las desarrolladoras quieren que aparezcan, lo cual haría que este título llevado al cine resultara un despropósito. De hecho, la segunda parte de las películas de Tomb Raider, La cuna de la vida, se pensó de esta forma, y no es que haya recibido muy buenas críticas (aunque a mí me parezca, al menos, muy entretenida). No obstante, se rumorea que van a adaptar el juego a la gran pantalla, y que será un pastiche familiar. Nada bueno saldrá de ahí (y menos con Mark Wahlberg de protagonista), pero bueno, queda esperar…

Tintín y Uncharted 3. ¿Inspiración o copia?

  • Juegos de cinemáticas (Metal Gear Solid 4): Son juegos que quieren contar una historia tan completa e intensa (y con mucho bagaje de los juegos anteriores detrás) que les es imposible incluirla en el gameplay, especialmente uno de este estilo, de misiones militares de infiltración y sigilo. Por ello, todo el peso de la historia lo meten en cinemáticas muy extensas entre fase y fase. Varios jugadores se han quejado de que la extensa duración de las escenas se hace muy pesada, y además están completamente separadas del juego, tanto en gráficos como en profundidad.
  • Historias jugables (The Last of Us): En este título (ya que para mí no hay ningún otro ejemplo, esperemos que en el futuro haya más) se pensó primero en la historia y el juego simplemente hace que vivas lo que viven los personajes. No puede encasillarse en ningún género concreto, como han dicho, pues no es survival horror, ni es The Walking Dead hecho videojuego, como también he leído (ya le gustaría a esta última, además, ya tiene videojuego propio). Tiene de todo en su cantidad justa: acción, aventura, terror, violencia, realismo sin par. Y para mí y muchos otros es la mejor historia jamás contada en un videojuego, en la que el juego está al servicio del guión y no al revés. Ya era hora, señores, ya era hora. Pero como no pretendo hacer una reseña del título, os dejo con Rancho de Trío de Punch, un crítico mexicano que es, para mí, de lo mejorcito en el panorama y que expresa a la perfección lo que este juego me ha hecho sentir:

Y de la reseña, destaco la siguiente frase:

“Me da pena que haya cinéfilos que no jueguen videojuegos, ya que no pueden apreciar títulos como este, que mejoran la mayoría de las películas que se muestran en cartelera. Películas o series como 28 días después o The Walking Dead se quedan totalmente cortas. Esto está a la altura de películas como Children of Men o The Road

¿Conclusión? Los videojuegos sí pueden fusionarse con el cine, como The Last of Us ha demostrado. Pero una adaptación del mismo al cine eliminaría toda la experiencia como jugador, que para mí es clave para amar este juego, de hecho, este título no se juega, se vive. Por favor, si no lo habéis hecho, jugadlo pero ya. Y si no tenéis una PS3, esta es la excusa perfecta para comprar una, que además ahora está más barata que nunca debido a la proximidad de la nueva generación de consolas (y no, Sony no me paga por decir esto :P)

¡Nos vemos en la próxima entrada!